CLASES DE MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

En las clases de manifestación de voluntad tienen lugar dos, exactamente las mismas que tienen sus particularidades y características a saber:

Voluntad Expresa

Es aquella manifestación de voluntad que es expresada o bien efectuada a través de el lenguaje oral, escrito o bien mediante cualquier medio directo que puede ser manual, mecánico, electrónico o bien otro equivalente.

La característica singular para la existencia de la manifestación de voluntad expresa es que esta debe llegar directamente al receptor. De esta manera tenemos, a forma de ejemplo, una persona puede lanzar la oferta de venta de un bien a través de el lenguaje oral y la otra admitir adquirir dicho bien de forma verbal.

Lo que se Manifiesta en la Norma

También que el transmisor de una declaración de voluntad lo haga de forma escrita con su puño y letra y el receptor admite de igual manera. Asimismo cuando para manifestar la voluntad se realice usando una máquina de redactar (medio mecánico), un teléfono, fax o bien el mail vía internet (medio electrónico). Como se ha señalado, a fin de que esta manifestación de voluntad sea considerada como expresa debe llegar de forma directa a su receptor.

El contrato
La Sociedad
La autonomía de la voluntad
Actos jurídicos

Como Ejemplo Tenemos

Como un ejemplo de manifestación de voluntad expresa recogida en el Código Civil, tendremos que en el artículo 799° se regula lo referente a la revocación expresa del testamento cuando apunta “La revocación expresa del testamento, total o bien parcial, o bien de ciertas de sus disposiciones, solo puede ser hecha por otro testamento, cualquiera que sea su forma”.

Voluntad Tácita

Acá la manifestación de voluntad es plasmada mediante determinados comportamientos, actitudes, circunstancias o bien posturas que acepta la persona, que de forma indudable y específica, dan a comprender la voluntad en cierto sentido.

La manifestación de voluntad implícita trae consigo el factor conocido en la doctrina como facta concludentia esto son hechos o bien actos concluyentes que de forma ideal y también indudable, sin duda a este respecto, indican la voluntad del sujeto que está ejecutando estos actos.

Como Ejemplo Tenemos

De esta forma por poner un ejemplo: si “A” entra a un establecimiento, experto en la venta de vinos, observa y examina la etiqueta de cierta botella de vino, sin utilizar una sola palabra ni solicitar permiso o bien absolutamente nadie, usando el descorchador abre la botella y saborea en una copa aquel vino, en un caso así vamos a estar en frente de una manifestación de voluntad implícita de “A” por cuanto con su comportamiento da a comprender al establecimiento que comprará el vino degustado.

Diferente ejemplo, vendría a ser en caso de que: “A” solicita un préstamo a “B” por un par de años y, este le escribe diciéndole que le deposite en su cuenta bancaria (ahorros) de antemano el cinco por ciento del interés del primer año; en un caso así incluso cuando “B” no haya dicho en forma expresa su voluntad de prestar, no obstante al señalar que abone por adelantada los intereses, sin duda este acto revela su voluntad de prestar, con lo que, vamos a estar frente a una voluntad implícita.

Lo que Indica la Norma

Teniendo el Código Civil hallamos múltiples artículos, donde desde su contexto se indica la existencia de manifestadores da voluntad implícita, de este modo por servirnos de un ejemplo, en el artículo 802° hallamos la revocación implícita del testamento cuando apunta: “El testamento cerrado queda anulado si el testador lo retira de la custodia del notario”; en el artículo 804° encontramos la revocación tácita cuando apunta: “El testamento ológrafo quedará anulado si el testador lo rompe, destroza o bien invalida de cualquier otra manera”.

Interrogantes

La manifestación de voluntad expresa y implícita se halla reguladas en el artículo 141° del Código Civil. ¿Las mímicas, ademanes o bien señales que clase de manifestación de voluntad forman?

En este punto, asimismo cabe concretar que existen interrogantes en lo que se refiere a que ¿si las mímicas, ademanes o bien señales a que clase de manifestación de voluntad pertenecen? Estimando que estos medios por los que se expresa la voluntad, llegan directamente al receptor, se podría estimar que son una manifestación de voluntad expresa.

De esta manera tenemos, que: si “A” lanza una declaración de oferta a “B”, esté realmente bien puede desplazar la cabeza de arriba cara abajo, lo que indicará que está admitiendo, sin embargo esta consideración ha de ser visualizada de forma directa por el transmisor de la oferta “A” y, portante vendría a ser una manifestación expresa.

Otro Tipos

A Través de Medio de Medios Electrónicos

Reforma del Código Civil por la Ley 27291

Se debe partir de una premisa esencial, esto es, el derecho no es inalterable o estático, es alterable para regular los aspectos relacionados con la evolución de la sociedad en su desarrollo, de diversa clase desde el punto de vista jurídico.

De esta forma, hoy en día el desarrollo avanzado de la ciencia y la tecnología, mediante la electrónica y también informática, han tolerado que ciertos acto jurídicos, donde la ley demanda alguna formalidad o bien se precisa de firma, que estas puedan efectuarse y, ser generadas o bien comunicadas por medio de medios electrónicos, ópticos o bien cualquier otra equivalente.

A todo esto, debemos tener presente que esta forma deja viabilizar y facilitar la celebración de actos jurídicos, incluso cuando esté bajo determinados supuestos que dejen de brindar seguridad jurídica a los contratantes.

De esta manera tenemos, que tratándose de instrumentos públicos, la autoridad eficiente deberá dar prueba del medio empleado y preservar una versión íntegra para su ulterior consulta, todo ello con el propósito de que, al presentarse cualquier situación o bien inconveniente, exista un antecedente al que se pueda recurrir en forma oportuna.

El Silencio

El Tratamiento del Silencio según la Doctrina

El silencio conforme la doctrina, especialmente la italiana, tiene un significado neutro, es decir; sin contenido alguno, por lo que no es aseveración ni negación de algo, sino es aquello que no se puede determinar por cuanto carece de significación.

El Silencio según el Código Civil Peruano

No obstante, el Código Civil peruano le da significación al silencio, siempre que la ley o bien el acuerdo le atribuyan determinado sentido.

De acuerdo, al artículo 142° nos señala: “El silencio importa manifestación de voluntad cuando la ley o bien el acuerdo le atribuyen ese significado.

De este modo por servirnos de un ejemplo, si “A” le afirma a “B”, te vendo mi vehículo y te doy plazo hasta fin de mes a fin de que me comuniques tu resolución y, en caso de que no afirmes nada se supone que desechas mi oferta, en este supuesto, en el caso de que llega el día pactada y “B” no se manifiesta, la oferta va a quedar sin efecto, bajo la presunción de que “B” no deseaba adquirir el vehículo; con lo que vamos a estar ante ,un silencio en acuerdo por las partes.

En el caso de que existiendo un deudor frente a múltiples acreedores, tomando en cuenta que este efectuara un pago a estos sin indicar (guardando silencio) el receptor del mismo, en un caso así, se imputará el pago realizado al acreedor que tenga la deuda menos garantizada; este silencio va a importar manifestación de voluntad, no por pacto (acuerdo) de las partes sino más bien por orden imperativo del artículo 1259° del Código Civil.

Diferencia entre el Silencio y Voluntad Expresa y Tácita

Existen diferencias substanciales, por cuanto el silencio no es expresado (tal y como si lo es la manifestación de voluntad expresa y implícita respectivamente por medio de sus formas), es una abstención, una inacción por la parte del Sujeto.

No obstante, el Código Civil Peruano, le da la categoría de manifestación de voluntad a esta abstención por compromiso de las partes o bien por orden de la ley.

También la atribución o bien significado de cierto silencio por la ley o bien el acuerdo solo es posible frente a la existencia de una relación jurídica preexistente producido por cierto acto jurídico, en cuyo contenido se haya convenido en dar significado al silencio o bien en ausencia de esta previsión, a tal inacción se le ha atribuido un significado por orden de la ley.

Coméntanos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *