CLASES DE REPRESENTACIÓN EN EL DERECHO CIVIL (PARTE I)

Clases de representación en el derecho civil: “El poder general solo comprende los actos de administración. El poder especial comprende los actos para los cuales ha sido conferido”.

Artículo 155° del Código Civil.

¿LA REPRESENTACIÓN ES UN ACTO JURÍDICO?

Antes de confirmar, debemos dejar claramente establecido y delimitado que no toda representación es un acto jurídico, es decir, no es apropiado ni correcto decir que cualquier representación es un acto jurídico. Precisamente esta delimitación conceptual se nota objetivamente graficada cuando desarrollamos las clases de representación.

Ahora bien, existe casi uniformidad en la doctrina cuando realiza una doble clasificación, distinguiendola entre el representante legal y el representante voluntario (También llamada convencional), podría agregar una tercera clase, esto es, la representación judicial, sin embargo este último criterio no es aceptado por la doctrina en su mayoría y, a que se esgrime para ello que esta clase de representación (judicial) se encuentra inmersa dentro de la representación legal.

Consideramos que solo para fines académicos podríamos agregar esta clase de representación. Comencemos a desarrollar a cada uno.

Definición de derecho
Origen del derecho

¿QUÉ ES LA REPRESENTACIÓN LEGAL?

Es aquella que tiene como basamento a la ley, es decir la representación es determinada, fijada, establecida o señalada por mandato imperativo de la norma, donde no existe forma distinta de originarse tal representación.

Aquí propiamente la ley asume una función tuitiva y reguladora para establecer la representación, quedando desplazada y sin ningún efecto cualquier autonomía de la voluntad que pudiese existir al respecto.

Si la norma establece la forma, modo y persona que realizará la representación, cualquier voluntad que determine en contrario, o tendrá efecto obligatorio o vinculante.

Ahora bien, dependiendo de la naturaleza y supuestos que se dese regular, la representación legal asumirá un papel preponderante; así por ejemplo, dentro del derecho de familia, se establecerá diversos modos de representación legal (patria potestad, tutela, curatela, representación conyugal, etc.), así como para aquellos supuestos fácticos o de otro orden en que sea necesario su regulación (como la representación del ausente o desaparecido de aquellos establecimientos abiertos al publico, etc.).

¿CUÁLES DON LOS SUPUESTO DE REPRESENTACIÓN LEGAL?

Teniendo en consideración que la representación legal tiene su origen en la norma, en el Código Civil y Código Procesal Civil respectivamente, se establecen diversos supuestos, donde para ello solo mencionaremos el respectivo artículo y la forma de representación que regula.

Así tenemos:

  • La Patria Potestad (artículo 419° del Código Civil),
  • Patria Potestad en Caso de Decaimiento o Invalidación del Vinculo Matrimonial (artículo 420° del Código Civil),
  • Patria Potestad de los Hijos Extramatrimoniales (artículo 421° del Código Civil),
  • Deberes y Derecho de los Padres que genera la Patria Potestad: Representar a los hijos en los actos de la vida civil y, administrar los bienes de sus hijos (artículo 423° incisos 6 y 7 del Código Civil),
  • Representación del Menor Bajo Tutela (artículo 427° del Código Civil),
  • Curatela (artículo 568° del Código Civil),
  • Curatela de los Padres (artículo 575° del Código Civil),
  • Curador de Bienes (artículo 602° del Código Civil),
  • Representación del Ausente o Desaparecido (artículo 597° del Código Civil),
  • Curador de los Bienes del Hijo Póstumo (artículo 598° del Código Civil),
  • Representación Legal de la Sociedad Conyugal (artículo 292° del Código Civil),
  • Representación en Establecimiento Abierto al Público (artículo 165° del Código Civil),
  • Representación Procesal (artículo 61° inciso 2, 63° y 66° inciso 3 y 4 del Código Procesal Civil).

¿QUÉ ES LA REPRESENTANTE JUDICIAL?

Esta clasificación se ha incluido solo para efectos didácticos, por cuanto se considera que la misma es redundante, en razón de que se encuentra comprendida dentro de la representación legal, por cuanto la autoridad jurisdiccional al momento de determinar la representación, por no decir en la generalidad de casos, tendrá que remitirse a la norma legal.

En consecuencia, podríamos definir a la representación judicial como aquella donde es la autoridad jurisdiccional la que señala quien ejercerá la representación y, con tal fin deberá ceñirse a la norma como marco referencial de orden legal, prioritario y necesario.

En muchos de los ejemplos antes citados se puede observar del texto de la norma que se establece también la representación judicial.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *