El Contrato Civil

Doctrinariamente, se la define como aquel vinculo del negocio jurídico bilateral o multilateral, ya que en el contrato pueden intervenir dos o más personas (muy diferente a los actos jurídicos unilaterales, donde solo participa una sola persona), y que busca en su finalidad sujetarse a obligaciones y crear derechos (a contrario sensu, en las convenciones los actos jurídicos extinguen o modifican obligaciones y derechos).

Asimismo, podemos mencionar un concepto muy conocido: que menciona lo siguiente: “El contrato es el acuerdo de dos o más personas sobre la misma cosa”. Ahora entrando en materia de genero-especie; la convención, que mencionamos anteriormente, integra el genero y el contrato la especie; por lo que el primero es el acuerdo de voluntades, cuyos efectos pueden constituirse o no en una obligación; en cuanto a lo segundo vendría a ser una especie de convención, hecha, con el fin de obligarse a la otra parte.

Podemos poner unas diferencias que separan a ambos conceptos, de contrato y convenio.

Convención Contrato
-Como hemos dicho la convención es el genero.
-Que abarca el campo del derecho publico como privado, y también el área del derecho internacional
-Y por la razón de su contenido, comprende tanto a las relaciones jurídicas patrimoniales y extra-patrimoniales.
-Como hemos dicho también es la especie.
-Abarcando solo la esfera de los derechos mercantiles y privados.
-Que por la razón de su contenido, comprenden las relaciones jurídicas patrimoniales.

Así también el contrato se diferencia del negocio jurídico en las siguientes razones:

La Responsabilidad Civil
Ley de titulo y valores
El Contrato Civil
La Sociedad
Contrato Negocio
-Es la manifestación de la voluntad hecha por una o varios personas, con la intención de crear, modificar y extinguir un determinado derecho que no deba ser contrario, al orden publico (la norma per se) ni a las buenas costumbres (los cimientos de la buena fe).
-Que elabora por doctrina francesa.
-Vendía a ser la declaración de voluntad o supuesto de hecho, que contiene una o varias declaraciones de voluntad, que el ordenamiento jurídico reconoce, como la base para producir un efecto jurídico calificado requerido por las formalidades.
-Esta fue elaborada por la doctrina alemana.

Principios Fundamentales

El contrato

Autonomía de la Voluntad

En cuanto a este punto, mucho se ha dicho acerca de la voluntad, pero la autonomía, como actuación muy propia de cada persona, se ha dicho muy poco ya que los doctrinarios están comenzando entender desde el Código Napoleónico su finalidad, ya que en Roma la libertad esta revestida de un formalismo; por lo que en nuestros tiempos se puede aplicar la autonomía, como libertad y no como libertinaje; ya que la voluntad privada, muchas veces es confundida con libertinaje tomando en cuenta que la libertad y libertinaje son dos términos diferentes. En cuanto a la voluntad privada, está es muchas veces usada en los contratos, donde es encargada de regirse por la acción primigenia (clausulas) ya nacidas por el acuerdo y la buena fe. Para redondear este concepto, podemos decir también, que la voluntad es acción libre y la libertad es parte de cada individuo a ejercer sus derechos.

Supremacía del Orden Publico

Cuando nos referimos al orden, en suma, nos referimos a la acción que podamos establecer nosotros, vertidos en nuestro preceptos para mitigar toda acción contraria, a nuestro pacto social. Aquella que Rouseau describe en lo siguiente: “Es el individuo que al entrar en sociedad, tiene que acordar con los demás un pacto, para así integrarlo y ser parte, como también someterse, mencionando, que todos al firmar el pacto, nos subordinamos a las leyes o normas vigentes.

Por ende la supremacía, tiene que ver, con ese orden que establecen el Estado, revestido de sociedad y permitido por el pacto, a hacer lo que los acuerdos entre los hombre le han facultado. Lo cual es regular y limitar las conductas que no sean propio de los hombre en sociedad.

Otros Principios

Existen otros principios que son relevantes y necesarios, para poder comprender aún más los contratos y, estos son:

Principio del Consensualismo

Esta basado en la aprobación o consenso, que puede tener un hecho contractual, ya que el hecho simple de sentimiento, esta dando lugar a la perfección del mismo acto per se.

Principio de Integración Contractual

Esta determinado por la relación de situaciones que puedan formar parte del contrato, antes de su celebración, así como las clausulas de rescindir el contrato si las partes desmerecen el acuerdo realizado o hecho contractual.

Principio de la Obligatoriedad del Contrato

Tiene que ver con la obligación que se traer dentro de los contratos, como en un contrato de arrendador-arrendatario, donde el vendedor esta sujeto a la oblación de cumplir con lo acordado, pagando acorde a los montos pactados.

Principio de la Conservación del Contrato

No es más que la misma actuación de los hechos después de la celebración del contrato, donde los contrayentes mantienen su decisión de no actuar en contra del hecho contractual, y así mantener la buena fe de las mismas.

Principio de la Buena Fe

Que viene del latín, bona fides, este principio en general; lo que trata es de mantener los buenos acuerdos pactados desde un inicio, y terminar el mismo contrato como se inicio, de acuerdo también a las buenas relaciones de la obligación contraída.

Requisitos de Validez del Contrato

  • Los hechos generadores de la obligación: la voluntad unilateral, el contrato en si mismo y la ley.
  • El contrato por si mismo, vendría a ser la fuente de las obligaciones que permitirán crear, extinguir o modificar derechos.
  • Y el objeto de la obligación vendría a ser las prestaciones.
El contrato

La Fuerza Vinculante en los Contratos

El vocablo latín de “pacta sunt servanda” o “lo pactado entre las partes están obligados”, que dentro de los romanos fue muy utilizada, ya que los acuerdos hecho por las partes de los celebrantes formaban parte del derecho mismo.

En cuanto a ello, podemos decir también que la fuerza vinculatoria de los contratos tienen su aparición en el Código de Napoleón o Código Civil Napoleónico, afirmándose así que que Domat participe de este código, fue quien acuño que: “los contratos tienen fuerza de ley entre las partes”. Refiriéndose así al artículo 1134, donde se establece las mismas convenciones legalmente iniciadas tienen su lugar en las leyes para quienes las han formando.

Referencias:

1 comentario en “El Contrato Civil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *