EL OBJETO DEL ACTO JURÍDICO

De forma tradicional, conforme la doctrina de España, se ha definido al objeto del acto jurídico como aquellos recursos (bienes), utilidades o bien intereses sobre los que recae la manifestación de voluntad.

Esta definición resulta un tanto restrictiva y cerrada, por el hecho de que se haya mantenido de un criterio enteramente materialista.

En nuestros días, la visión que se tiene en comparación con objeto resulta más extensa, puesto que se puede apuntar con absoluta claridad, que puede ser tanto material como inmaterial.

Va a ser material cuando es observable por los sentidos por cuanto es corporal o bien anatómico. Se considera inmaterial cuando sea percibido mediante la inteligencia, a lo que asimismo se le denominara incorpórea o bien incorporal. Más todavía, podríamos decir que el objeto consiste en la relación jurídica que produce el acto jurídico a consecuencia de su celebración.

El contrato
La Sociedad
La autonomía de la voluntad
Actos jurídicos

En el Contrato de Compra Venta

A forma de ejemplo, podríamos referir que en el contrato de compraventa de un bien inmueble, el objeto es material por cuanto se está frente a un bien patrimonial, pero en el contrato por medio del que un artista actúa en un concierto para un fin rentable de quien lo contrata, en un caso así el objeto no va a ser aquello persona, sino más bien propiamente los servicios que realice a consecuencia de sus virtudes artísticas.

También tratándose del matrimonio, del reconocimiento del hijo extramatrimonial, el objeto no pueden ser las personas, sino más bien los derechos y deberes que brotan de la relación conyugal o bien paterno filial, respectivamente.

Por este motivo diríase que el objeto, normalmente, es la relación jurídica que se está favoreciendo del acto jurídico.

El objeto como tal se halla regulado en el Inciso 2) del artículo 140° del Código Civil.

Las Características del Objeto en el Acto Jurídico

El objeto del acto jurídico debe contar con determinadas peculiaridades propias de su naturaleza y, vienen a ser lo siguiente:

Físicamente Posible

Consiste en que el objeto ha de ser de conformidad con las leyes naturales o bien adelanto tecnológico, esto es, debe haber una posibilidad de adecuación a exactamente la misma naturaleza a fin de que resulte posible.

Los derechos y deberes nacidos del acto jurídico han de ser posibles en lo que se refiere a su existencia, guardando conformidad con la naturaleza y la tecnología.

Jurídicamente Posible

Quiere decir que el objeto del acto jurídico ha de ser con arreglo al ordenamiento jurídico, entendiéndose en ello a los principios generales, la ley, la doctrina, jurisprudencia, las costumbres, etcétera.

Es por lo limitado que el término de objeto es más extenso que el de la finalidad, tal y como lo vamos a ver más adelante.

Determinable

Menciona que el objeto del acto jurídico ha de ser determinado, o sea, reconocible o bien susceptible de identificar.

Esto importa que los derechos y obligaciones nacidos con el acto jurídico han de ser absolutamente ciertos, o sea, identificados, como asimismo determinables cuando existe la posibilidad de identificarlos de manera plena.

Coméntanos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *